Dicen que el azúcar que consumimos debe controlarse o sustituirse para cuidar nuestra salud. Muchos sustitutos del azúcar dicen tener pocos o cero calorías pero, ¿son buenos?


De acuerdo con reconocidos nutriólogos y especialistas, la cantidad máxima de azúcar que deberíamos consumir al día son 7 cucharadas. Cualquier cantidad mayor a eso ponemos en riesgo a nuestro cuerpo de provocar problemas de salud.

Si consideramos que una sola lata de refresco o bebidas de sabor ya contiene más azúcar que esa cantidad, entonces tenemos que reconocer que es dificilísimo estar debajo del límite.

Muchas personas prefieren reemplazar el azúcar con los edulcorantes artificiales (que dan un sabor dulce con pocas o ninguna caloría). Pero, ¿son realmente estos productos químicos más saludables que el azúcar?

¿Qué son los edulcorantes?

Hay muchísimos tipos de edulcorantes diferentes en cientos de alimentos y bebidas dietéticas. Todos se enfocan en lo mismo: endulzar en lugar del azúcar, con menos calorías.

La sacarina, la sucralosa, el acesulfame K y el aspartamo son intensamente dulces en pequeñas dosis, lo que los hace ideales para usar en bebidas bajas en calorías y chicles sin azúcar.

Puede interesarte también: ¿Cambiar a edulcorantes me hará bajar de peso?

¿Debería consumirlos?

Pregunta difícil incluso para nutriólogas. La mayoría -para tu frustración- te va a decir que es una “elección personal” tomarlos o no.

Sin lugar a dudas, limitar la cantidad de azúcar que consumimos es algo bueno, ya que ayuda a reducir el riesgo de diabetes, obesidad y caries.

Si consideramos los refrescos y bebidas de sabor, está claro que tener una alternativa dietética puede marcar una gran diferencia. Pero es mucho más difícil saber si sustituir azúcar por un edulcorante es realmente saludable en todas las circunstancias.

Lo cierto es que comer productos bajos en azúcar y bajos en calorías no es garantía de que te mantendrás delgada y en forma. No son un reemplazo para una dieta saludable.

Si son artificiales, ¿eso no los hace poco saludables?

Muchos son sintéticos, pero algunos edulcorantes pueden contener sustancias naturales. Por ejemplo, la stevia está hecha con las hojas de una planta. Hay que aclarar que sintético no significa “no saludable”.

En muchos países, incluyendo México, existen leyes que obligan a que los alimentos y bebidas estén etiquetados claramente y que se debe indicar en el envase si contienen edulcorantes (y de qué tipo) para que los consumidores puedan elegir cuando compran con toda la información a su alcance.

Con información de: lanacion.com.ar