La belleza es subjetiva, no podemos dejarnos llevar por lo que vemos en las redes sociales como una perfecta realidad. Reinventa tu feed, porque lo que vemos no refleja más que un momento de perfección creado para simular permanencia.


Puedes voltear los ojos lo que quieras, pero tú y yo sabemos que hemos caído redonditas en esta enorme mentira.

Yo te puedo decir que pasé diez años restringiendo mi alimentación y rompiendo la dieta con atracones para luego asesinar mi autoestima con un lenguaje autodestructivo tan feo que, si actualmente veo a una persona hablarle así a alguien más, me cae que le suelto una bofetada.

Por qué cambié el contenido de mi feed

Todos sabemos que las redes sociales son una forma de consumo. Nos sirven para estar enterados de lo que pasa en el mundo, de lo que hacen nuestros amigos y hasta para saber de esa persona que no le has quitado el ojo desde siempre porque su vida te intriga demasiado (Stalker alert).

El punto es que las personas que seguimos moldean nuestra forma de pensar de una forma u otra. ¿Qué pasa si sigo a pura modelo con cuerpo perfecto, ojos preciosos, que viaja por todo el mundo, tiene un perro perfecto y un novio que está para morirte de lo guapísimo? ¿Lo comparo con mi vida normal? ¿Cómo me hace sentir esto?

A mí varias veces me hizo sentir basura al punto que intentaba cada receta del libro para lograr una vida igual y al no conseguirlo, el mundo se derrumba y me siento como un fracaso.

¿En serio crees que la vida de estas chavas es perfecta?

Obvio no. Esto es lo que ella quiere mostrarle al mundo, pero no puedes saber con exactitud cómo es realmente la vida de alguien, si solo estás viendo los segundos más increíbles de su día.

Si tú tienes metas en la vida que incluyen emprender un negocio, subir de puesto en la compañía en la que trabajas, amarte incondicionalmente, tener una vida plena y en paz, ¿Estás siguiendo a la gente correcta?

Ver a gente que ha logrado lo que quieres puede ser inspirador, pero imagina ver a gente que está en el mismo camino que tú. Te das cuenta que los errores son normales y que siempre va a haber un camino que recorrer.

¿A quien me conviene ver?

“Me interesa ver a la gente que se atreve a enseñar también lo que no es bonito o perfecto»

Lo que a mí me encanta ver en redes como Instagram, es gente que ha decidido que la perfección está sobrevalorada y que lo cool es enseñar las partes de su vida que la hacen humana.

Para mí, Instagram es como una especie de diario y me encanta auto-stalkearme y recordar momentos padrísimos. Un momento padrísimo para mí no es necesariamente en el que me veía más bonita, sino en el que más contenta y agradecida me sentí.

Reinventa tu feed en tres pasos

1. Deja de seguir a toda la gente que despierta en ti esa sensación de preocupación, de no ser suficiente, que te haga voltear a ver tu pancita y desear que desaparezca.

2. Sigue a personas auténticas que muestran sin filtro quienes son y que comparten tu camino.

3. Atrévete a ser vulnerable y te sorprenderás.

Al darme cuenta de que nadie en mi círculo social se atrevía a compartir partes de ellos que no son socialmente aceptadas -por las razones que fueran- empecé a compartir lo que quiero ver, lo que me ha hecho falta para sentirme más tranquila.

El resultado de esto me sorprendió. Supe de gente que se sintió representada y me di cuenta que no soy la única que quiere ver algo diferente.

Me encanta compartir mi experiencia con ustedes, y quiero saber qué opinan. Déjenme comentarios, compartan y empiecen a hacerse las preguntas que se necesitan para reinventar su vida. Sígueme en @reinvent_Re

¿Y tú te atreves a reinventar tu feed?